DSCF6561El destino en una mirada

Bogotá fue su testigo. En medio del caminar de la gente, dos nuevos enamorados en tan sólo un cruce de miradas. Veinteañeros los dos. Cada cual siguió su camino: ella a la oficina donde trabajaba de secretaria, él a su estudio de arquitectura, recién estrenado. La muchacha ruborizada apartó sus ojos y se perdió entre la multitud. El muchacho no alejó los suyos de ella ni por un instante. Un brillo de felicidad se encendió en su rostro . . .

. . . Seguir leyendo: www.federicorudolph.com/cuentos/el-destino-en-una-mirada.html

Anuncios