DSCF6560Corazón de piedra

Se decía que su belleza podía hacer vibrar el corazón de la más inmóvil de las estatuas. Quiso comprobarlo, allí, donde abundaban las efigies más imponentes del mundo, última morada de los antiguos y desaparecidos dioses: “El British Museum of London”. Se paseó entre reyes y momias, entre Zeus, Prometeos y Apolos. Recorrió Gales, Tebas, Ur, Benin, Nínive, Tenochtitlan,… Lo hizo a plena luz del día, al tiempo que danzaba en medio del público, vestida de gasas y tules, entre miradas de sorpresa, incomprendida, refulgente y hermosa . . .

. . . Seguir leyendo: www.federicorudolph.com/cuentos/corazon-de-piedra.html

Anuncios