Existe en cada callejón no iluminado un pasaje hacia otros mundos (infrahumanos, antiguos, primordiales), donde el terror emerge sin consideración; sobresaltando a quienes se atreve a pasar por ellos. Es en la oscuridad donde se abren los portales que unen nuestra dimensión con los reinos de los dioses que forjaron la tierra y los océanos, antes de todo lo concebido. Así es que, a nadie le gusta atravesarlos…

© Federico G. Rudolph, 2011

Anuncios